El Imam más joven

El imamato del Imam Muhammad Taqi (Al Yawad), la paz sea con él, inició de forma controversial. El Imam Al Rida (p) había anunciado que habría un hijo después de él para tranquilizar a sus compañeros pues a la edad de 47 años aún no había sido padre y existía el temor de que no hubiera Imam que sucediera a Al Rida(p).

Finalmente nació Muhammad Taqi (p) y a la edad de 4 años fue dejado en Medina cuando su padre se fue a Jorasán por petición del califa Ma´mun. Cuando el Imam Al Rida (p) fue martirizado, Imam Al Yawad (p) solo tenía 8 años lo que causó una conmoción entre la comunidad.

Algunos estaban en desacuerdo de que la comunidad estuviera en manos de un niño tan pequeño por lo que se creó una división. Algunos siguieron a Ahmad, hermano de Imam Rida (p) creando la secta Ahmadiyya. Otros se unieron a la secta Waqefiyya que consideraban como último imam a Imam Kadhim (p). Otros se unieron a la secta Zaydiyya.

A pesar de estas divisiones, la mayoría de los shiítas siguieron al Imam Yawad (P) como el próximo Imam inmediatamente después del martirio del Imam Rida (P). Y sus dudas quedaron satisfechas cuando pronto descubrieron los muchos milagros y vasto conocimiento del Imam, que algunos suelen comparar con los de Jesús, hijo de María (p), quien se convirtió en profeta a corta edad.

Estas características notables llamaron la atención del califa Ma´mun. Al respecto se narra la siguiente historia del primer encuentro entre ambos:

 Cuando Ma’mun estaba fuera de la ciudad cazando con sus aves rapaces, estaba cruzando un camino donde jugaban varios niños, incluido Muhammad Taqi. Cuando Ma’mun y sus compañeros se les acercaron en caballos, todos los niños, excepto Muhammad Taqi, huyeron. Esta reacción sorprendió a Ma’mun. Ma’mun le preguntó cuál fue la razón para no escapar. Mohammad Taqi respondió: «El camino no es tan angosto que no haya espacio para cruzar; y no he cometido pecado entonces no tengo miedo; y no creo que seas una de esas personas que lastima a alguien inocentemente, así que no tengo motivos para huir». Al califa le gustó la respuesta. Después de una corta distancia de él, uno de sus aves rapaces le trajo un pequeño pescado. Ma’mun lo escondió en la mano y se volvió hacia Mohammad Taqi, que todavía estaba parado allí, y le pidió que adivinara qué estaba escondido en su mano. Muhammad Taqi respondió: «El Creador de los vivos creó un pequeño pez en el mar para que las aves rapaces de los reyes lo cacen y los califas prueben con él a los descendientes del Profeta del islam».

Muhammad Taqi fue llamado «al-Yawad», que significa generoso, debido a su generosidad hacia la gente. Los informes indican que en los primeros años de su vida, sus compañeros lo sacaban por la puerta lateral de la casa para que no se encontrara con las personas que se reunían en la puerta para recibir su ayuda. Al enterarse de esta noticia, su padre le envió una carta prohibiéndole hacerlo y pidiéndole que no prestara atención a quienes le decían que no pasara por la puerta principal; ya que lo hacían por tacañería. En la carta, Imam al-Rida (p) recomendó a su hijo:

“Siempre que quieras salir de la casa, lleva algunas monedas de oro y plata y ayuda a todos los pobres que te pidan ayuda. Si tus tíos te piden ayuda, no les des menos de cincuenta dinares, y si quieres puedes dar más; Y si tus tías te piden ayuda, no les des menos de veinticinco dinares, y si quieres, puedes dar más.”

Según algunas narraciones, Muhammad Al-Yawad murió en el último día del mes de Dhu al-Qadah en el año 220 DH. Otros consideran que fue el 5 del mes de Dhul-Hiyyah y algunos otros opinan que fue el 6 del mismo mes a los 25 años de edad. El Imam martirizado a más corta edad.

Mohammad al-Yawad fue asesinado por su esposa, Umm Fadl en Bagdad por orden del califa, y como recompensa por su servicio, entró a su harén

La tumba de Muhammad Taqi se encuentra en el norte de Bagdad, junto a la de su abuelo Musa Kazim (p). Este santuario después del entierro de Musa Kazim y Muhammad Taqi se llama Kazimayn. Había una mezquita cerca del santuario en la que los musulmanes solían entrar y visitar las tumbas de los dos imames. Gradualmente, se construyeron casas alrededor del santuario y se formó un pueblo.

Este santuario fue saqueado, destruido y quemado en 4 oportunidades y las mismas veces fue reconstruido, siendo el Sha Ismail, rey safávida, el último en rescatarlo.

Santuario de Kazimiya en Bagdad. Irak

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.